jueves, 9 de febrero de 2017

Entrevista a Fernando Sánchez Dragó

«Hay que follar con la cabeza, con las fantasías, con la libertad, sin puritanismos», declara Fernando Sánchez Dragó en esta entrevista. Qué decir de este ronin que despierta admiración y odio a partes iguales. Su biografía es impresionante; para muestra, un botón: Licenciado en Filología Románica y Lenguas Modernas, ha sido profesor de Lengua, Literatura e Historia de España en universidades de diversos países, dirigido Cursos de Verano por toda España y desde mayo de 2001 dirige el Colegio de España en París.

Como escritor ha cultivado la narración, la reseña literaria y el ensayo. Ideas para una Nueva Política Cultural (1984), Las Fuentes del Nilo (1986), El camino del Corazón (1990), La dragontea: Diario de un Guerrero (1992), En el alambre de Shiva (1997), Sentado Alegre en la Popa (2004), Kokoro: A Vida o Muerte (2005), Soseki: Inmortal y tigre (2009), Esos días azules. Memorias de un niño raro (2011) son algunos de los más de treinta libros que ha publicado.

Recibió el Premio Nacional de Ensayo por Gárgoris y Habidis. Una historia mágica de España. (1979), el Premio Planeta por La prueba del laberinto (1992), el Premio Espiritualidad Martínez Roca por El Sendero de la Mano Izquierda (2002) y el Premio Fernando Lara de novela por Muertes paralelas (2006).

La vida literaria de Sánchez Dragó ha estado ligada con los medios de comunicación. Ha sido enviado especial en numerosos destinos de Asia, África y América como colaborador de prensa y ha colaborado El Mundo, Época, Onda Cero, la COPE, Grupo 16 y otros medios de información.
También ha trabajado en medios audiovisuales: la RAI, la Japanese Broadcasting Corporation (NHK), Radiocadena (donde obtuvo el premio Ondas 1988 por su programa «El mundo por montera»), Telemadrid («Las Noches Blancas») y Televisión Española, con programas como «Encuentros con las Letras», «Tauromagia», «Biblioteca Nacional», «La Noche – El Mundo por Montera», «La Tabla Redonda», «Negro sobre Blanco» y «Libros con uasabi». 



Sánchez Dragó se declara un hombre sin etiquetas, que no tiene ni dios ni ley ni patria ni rey ni frontera ni bandera, que va a pecho descubierto y desnudo por el mundo. A pesar de ello, no puedo evitar colgarle una: tremendamente sexual. Lo demuestra en esta entrevista en la que habla de polvos, orgasmos, tantrismo, fetiches y potencia sexual sin pelos en la lengua y con el pecho desnudo.

En cuanto a si acepté su propuesta y desnudé, literalmente, el mío, permitid que lo deje guardado bajo secreto de sumario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario