jueves, 22 de junio de 2017

Donde tengas la olla no pongas la...

No me interesa lo más mínimo tener sexo en el trabajo, más que nada porque curro desde la soledad de mi casa con una camiseta de algodón y unas zapatillas de felpa, así que si quisiera echar un polvo con algún compañero de curro sería de esos cibernéticos y yo, lo reconozco, soy de la antigua escuela: el sexo cara a cara y carne sobre carne. Algo que también le gusta una barbaridad al resto de del mundo ya que, según las estadísticas, a la gente le pone sus compañeros de trabajo una cosa mala.


Si eres de los curritos que, como yo, se ha quedado sin vacaciones, puede que te interese leer el reportaje que encontraras en este enlace para saber lo divertido que puede ser trabajar en pleno verano...o no...

No hay comentarios:

Publicar un comentario