domingo, 3 de julio de 2016

Ice Age Sex

Puede que en otra vida fuera sirena, caballito de mar o medusa porque me pone el agua una cosa mala. Bueno, para ser más exacta, los líquidos en general. La Sitofilia, el Body Shot y demás derramamientos me hacen sentir más feliz que un pato chapoteando en un bebedero de ídem. Si te tengo ganas y tú ninguna de acabar empapado, nunca (repito: nunca) te acerques a mí si sostengo una botella de zumo, batido o champán en mis manos (si es de cerveza puedes arriesgarte, siempre me ha parecido menos glamurosa, pero tampoco te confíes demasiado). En mi descargo decir que luego lamo hasta dejar la piel seca y limpia como los chorros del oro, pero hay mucho acuafóbico por ahí que no sólo se niega a echar un polvo en la bañera, también a que lo bañen.




Por fortuna, también hay muchos pececillos reencarnados que disfrutan de los líquidos en todos sus estados, incluyendo el sólido. ¿Eres uno de ellos? Entonces lee mi reportaje Ice Age Sex para aprender a disfrutar del sexo con hielos y luego, confiésame si prefieres con un helado o un cubito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario