martes, 3 de mayo de 2016

Entrevista a Antonio Graell

Antonio Graell lleva treinta años fotografiando; aunque ha tocado todos los campos, en los años noventa decidió especializarse en el retrato y la fotografía erótica, fetichista y de glamour, donde ha desarrollado su trabajo más personal. La calidad del mismo, como podéis apreciar en su web, le ha convertido en un referente a nivel internacional.

Me fascina su fotografía, destila sensualidad, oscuridad y perversidad pero no se desliza cuesta abajo hacia lo grotesco, lo escabroso, la provocación gratuita. Las mujeres dominan la escena. Su mirada atraviesa la distancia y sientes que tras ella bulle  un mundo secreto que apenas has atisbado.



Le conocí personalmente en El Dinosaurio todavía estaba allí. Había escrito mi poema Crucifixión basándome en una de las fotografías que formaron parte del libro Crucifixión Siglo XXI, aunque por un malentendido entregué el poema tarde y quedó fuera del proyecto.

Estaba realmente intimidada al saber que iba a tomar un café con un referente de la fotografía y cuando apareció con su imponente cuerpo de 1.85 de altura y su peculiar barba hasta el pecho sentí un deseo imperioso de salir corriendo de allí. A los diez minutos de conversación no me hubieran separado de él ni con espátula: me había atrapado como atrapa a sus modelos: no son las mujeres las que dominan la fotografía de Antonio Graell: es él el que las domina, consiguiendo que miren a la cámara y muestren parte de su alma. Como me pasó a mí en esta entrevista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario